domingo, 16 de septiembre de 2007

Porque sí

Me encantan las noches de finales de verano, cuando puedo estar en mi habitación con la ventana abierta, escribiendo y escuchando música con el sonido de la calle de fondo. Ahora se oyen ruedas, el portero debe de estar sacando los cubos de basura y algún vecino que llega se para a saludarle.
Hoy en Salamanca una punkie cantaba esta canción Tu nombre me sabe a hierba, y de verdad que Serrat se hubiese parado a escucharla.



Esa de ahí es mi mesa desordenada, donde estoy sentada ahora, y mi ventana aunque no sale casi. Y mientras suena "Tu nombre me lleva atado en un pliego de tu talle", pero esta vez es una versión de Antonio Flores, "tu nombre me sabe a hierba de la que nace en el valle...".
En fin que más puedo decir? que ha sido un fin de semana estupendo, que estoy empachada de pinchos de lomo de La antigua, que los litros de alcohol corren por mis venas... y que en la Plaza Mayor de Salamanca hay una terracita que ponen vasos de leche muy fría y las croquetas de jamón más ricas que hayas probado y lo más importante...que tengo unos amigos maravillosísimos que aunque no me lean ni me comenten nada, son la envidia de todo el polideportivo, con o sin patas de gallo.Ciao*

1 comentario:

Limaco jolgorioso dijo...

Este escrito está muy bien, Ninotchka. Me gusta tu habitación.
:)