jueves, 6 de diciembre de 2007

La cosa perdida


Hoy he encontrado una pulsera en mi congelador. Hace solo dos semanas que me di cuenta de la perdida pero calculo que ha podido estar allí meses, ya ni me acuerdo cuando fue la última vez que me la vi puesta. Yo no lo sabía pero mi pulsera es inmune al efecto del congelador, podría estar mil años ahí metida y tan solo sentiría un pelín de frío. Nada de hielo, ni de escarcha después. No sé que les sucedería al resto de las pulseras en una situación semejante, puede que murieran congeladas, envejecidas y agrietadas , pero la mía...ja, la mía es especial.

Una vez conocí a un chico que decía ser ignífugo. No cabe duda de que ser ignífugo es una gran cualidad, si por ejemplo nos hubiésemos encontrado un incendio en medio de un bosque a él hubiese sido el primero en abrazar. Y eso es decir mucho porque yo no abrazo a cualquiera. Nunca tuve ocasión de comprobar sus super poderes así que lo más cerca que he estado nunca de experimentar un fenómeno equiparable ha sido hoy al descubrir a mi pulsera.

Una super- pulsera en un congelador. Entonces...,supongo...,que uno puede encontrar la cosa más extraordinaria en el sitio más inesperado! Y ahora que estaba pensando qué foto acompañaría a este post me he acordado de algo, de la cosa perdida de Shaun Tan y ahí os la dejo. Un beso*

3 comentarios:

nomesploraria dijo...

Ninotchka, que bien que la encontraste. En la nevera busco las cosa que pierdo. Allí sin querer guardo el azúcar o mi correspondencia.
Aunque no es extraño en alguien que moja las galletas en un tintero.

La ilustración es preciosa.

Prueba a subir tu música con esto:
http://boomp3.com/

besotes (me enseñas un día a decir porquerías en ruso, que estoy acabando el repertorio)

PANDORA dijo...

Je,je, sin comentarios mi querida amiga, después de varios años de convivencia... no me estraña. Eso si, ya veo que compré una super nevera a prueba de pulseras. Besos, ya queda menos !

Coronel Kurtz dijo...

Yo no puedo decir nada porque soy bastante despistado. Puedo pasarme un cuarto de hora, antes de salir de casa, buscando todo lo que me quiero llevar (llaves, móvil, gafas de sol, tabaco, etc.)y aún así olvidarme algo. La dichosa costumbre de no dejar todo en el mismo sitio sino donde cae. De todas formas lo de la pulsera en el congelador es de nota. :)
Me ha encantado este ilustrador, Shaun tan. No tenía el placer... gracias por presentarmelo.
Un beso.